Plataformas Low Code (II): la tendencia de desarrollar con menos código

Sara López24-May, 2021

El desarrollo Low Code es tendencia

Desde que la transformación digital está a la orden del día, la capacidad de adaptación y de rápida respuesta a cambios y oportunidades es una habilidad esencial en cualquier compañía.

Las soluciones y estrategias tecnológicas se deben ajustar también a este paradigma, con lo que los enfoques tradicionales, por ejemplo de desarrollo, muchas veces parecen insuficientes.

Alternativas como los desarrollos Low Code ganan así enorme popularidad (recuerda que aquí tienes el artículo anterior sobre Low Code (I). Estos no necesariamente buscan dejar de lado la programación habitual, pero sí son especialmente útiles en momentos concretos. Un claro ejemplo fue 2020.

El papel del Low Code durante la pandemia

Durante 2020, con motivo de los confinamientos y otras restricciones debidas a la pandemia, numerosas empresas han tenido que acelerar su transformación digital. Llevamos tiempo comentando que, más que una opción, esta evolución es ahora un imperativo, y quedó patente el año pasado.

Muchos de estos negocios contaban con sistemas obsoletos y personal sin formación para este tipo de retos. Algunas compañías decidieron enfrentarse por sí mismas al desafío, mientras que otras optaron por contratar a una consultoría especializada. Sin embargo, en ambos casos el tiempo jugaba en su contra y no podían permitirse, al menos por el momento, un desarrollo planificado para un período demasiado extenso.

Frente a esta problemática, se empezaron a resaltar los beneficios de las plataformas Low Code. Como requieren poco uso de código en comparación a la programación más tradicional, el tiempo de desarrollo disminuye drásticamente y se consigue un lanzamiento temprano. Así, se ofrece la solución casi inmediata que exige la situación.

Esto no solo ayuda a los desarrolladores a optimizar su tiempo, sino que permite que personas de otras áreas colaboren en el proceso. Aun sin tener conocimientos específicos en programación, su funcionamiento lógico y sencillo democratiza, al menos en parte, el uso del Low Code.

Igualmente, puede ser muy útil para solventar ciertas necesidades de forma rápida, aunque solo sea puntualmente y considerando que quizás en el futuro requiera un desarrollo más personalizado. Por todo ello y por sus ventajas, esta tendencia se mantendrá también al alza en 2021.

Portátil wordpress

 

El Low Code y la programación tradicional

Ante una alternativa como el Low Code, basada en simplificar los procesos de desarrollo, muchas personas podrían plantearse de qué modo afecta esto a la programación más “tradicional”. ¿Sufrirá un declive en pos del Low Code y movimientos similares como el No Code? ¿Cómo va a repercutir esto en el trabajo de los desarrolladores de software?

Como ya hemos visto, el Low Code da paso a que personas sin una formación específica puedan colaborar y utilizar herramientas de desarrollo. Sin embargo, para que el resultado se asemeje lo máximo posible a lo ideado, son necesarios profesionales formados en esta materia. De no contar con nadie cualificado en la empresa, lo ideal será contratar a proveedores o consultorías tecnológicas externas que supervisen y agilicen el proceso.

“Si al fin y al cabo hay que recurrir a profesionales del software, ¿por qué iba a preferir Low Code frente a un desarrollo personalizado?”. La respuesta es muy sencilla: por la agilidad del proceso.

Más allá del uso de metodologías ágiles, cualquier desarrollo a medida conlleva un proceso más o menos amplio. En situaciones de cambio inminente, como fue el teletrabajo o la venta online en 2020, ese período de entrega debe reducirse al mínimo. Disponer de fragmentos de código ya escrito supone un paso menos del que preocuparse. El esfuerzo y el tiempo que deban dedicar los desarrolladores será mucho menor y podrán acomodarse a los plazos de entrega, cada vez más reducidos.

El caso del No Code es distinto. Cumple mejor la premisa de que cualquier persona pueda utilizar la herramienta, pero, al menos por ahora, tiene bastantes carencias en términos de personalización. Por ello, es complicado que consiga una fuerte presencia en la esfera profesional. Las empresas buscan que sus aplicaciones se ajusten lo máximo posible a sus deseos, tarea propia de un profesional del sector. No obstante, podría mantenerse como una buena opción para pequeñas empresas o emprendedores sin recursos suficientes para contratar a un equipo experto.

Volviendo al Low Code, su papel en la transformación digital no se debe ver como una amenaza, sino como una ayuda. Tanto estas herramientas como las de software personalizado van a tener un papel crucial y, de hecho, lo más probable es que se integren entre sí, complementando funciones.

Previsiones de futuro: Low Code como tendencia a largo plazo

Las expectativas de futuro para estas plataformas son, en general, muy favorables. Es más, las cifras actuales ya son suficientemente positivas: según un estudio de Forrester Consulting sobre 250 empresas, el 84% de ellas ya usa alguna herramienta Low Code. Esta misma consultora añade que el Low Code permite un desarrollo “hasta 10 veces más rápido que con los métodos tradicionales”.

Gartner opina que, en el futuro, contar con una estrategia Low Code será tan importante como es hoy en día tener una sobre Cloud. De hecho, en su Cuadrante Mágico, prevé que para 2024 más del 65% del desarrollo se realice con Low Code.

En cuanto a la dimensión económica, también Gartner mantiene que el mercado global alcanzará los 11.300 millones de dólares a lo largo de 2021, con un crecimiento del 23%. Por su parte, Research and Markets estima un 31,1% de crecimiento al año, lo que supondría llegar a unos 187.000 millones de dólares en 2030.

En definitiva, como apuntan desde ComputerWorld, “a mayor digitalización, mayor adopción de Low Code”. Con ello, podemos esperar un crecimiento incluso mayor de esta tendencia, a la que se sumarán empresas de todo tipo, especialmente aquellas que tengan la transformación digital todavía como asignatura pendiente.

Sara López

Redactora especializada en Digital, Business e Innovación