Headless CMS para una gestión innovadora y versátil de contenidos web

Sara López03-Nov, 2020

A la hora de comenzar un proyecto nuevo o emprender en Internet, crear una web es un paso fundamental y pueden surgir muchas preguntas sobre la arquitectura más adecuada para ella. Durante años y todavía en la actualidad, la mayor parte de los sitios web se han realizado utilizando un sistema de gestión de contenidos, normalmente conocidos como CMS (del inglés, Content Management System). El ejemplo más destacado es, sin duda alguna, WordPress, que acapara el 60,7% de las webs realizadas en CMS y supone el 23,4% de todas las webs existentes.

Esta tendencia al uso de CMS se mantiene en la actualidad, aunque cada vez más empresas se plantean un cambio para solventar las problemáticas más comunes de estos sistemas: falta de flexibilidad y escalabilidad, determinados riesgos de ciberseguridad, necesidad de mejoras en la velocidad e incluso búsqueda de presentar estos contenidos en nuevos dispositivos, hecho impulsado por el auge del IoT.

La respuesta a todo ello podría encontrarse en los Headless CMS. En este artículo veremos en qué consisten, cuáles son sus ventajas y algunas opciones de esta tipología de CMS para que puedas conocer las alternativas de las que dispones.

¿Qué es un CMS?

Antes de ver qué es un Headless CMS, es interesante resumir muy brevemente qué es un CMS tradicional, que a menudo es denominado como monolítico.

En este tipo de gestores, el contenido se añade en el backend sin necesidad de conocimientos de código, programación o diseño web. Este contenido se sube al CMS organizado en bases de datos, que el sistema se encarga de enlazar con la capa de presentación para que se muestre en el frontend. De este modo, en un CMS tradicional no se puede separar la gestión de la entrega del contenido, por lo que cuenta como partes principales con el backend, el frontend, la base de datos y la aplicación de diseño.

Como ya se ha comentado, esta unidad causa, en ocasiones, problemas a las empresas que quieran más flexibilidad tanto en la reutilización del contenido como en el uso de otros frameworks o lenguajes, ya que, por lo habitual, la mayoría de CMS monolíticos utilizan PHP.

¿Qué es un Headless CMS?

El término “Headless CMS” se traduce como “sistema de gestión de contenidos sin cabeza” y, aunque pueda sonar como un nombre extraño, tiene una explicación muy sencilla: hace referencia a la falta de un frontend (que sería la cabeza, el sitio web), con lo que en este caso nos quedaría solo el backend (representado en esta metáfora por el cuerpo).

Por lo tanto, simplemente con esta traducción podemos entender que un headless CMS es un CMS que desacopla el frontend, que sería la capa de presentación, y se queda solo con el backend, que sirve como repositorio de contenidos. Estos están accesibles mediante una API REST o GraphQL, de forma que puedan publicarse en cualquier tipo de dispositivo.

Entre otras cosas, la posibilidad del headless CMS de servir contenido a varias webs a pesar de que estén en otro servidor, es de gran utilidad para facilitar la gestión de distintos proyectos utilizando una única interfaz administrativa.

Un headless CMS está construido con esta arquitectura desde el principio. Sin embargo, la evolución que han experimentado algunos CMS tradicionales ha generado confusión respecto a los límites de este término, ya que muchos han ido incorporando una nueva capa que permita servir el contenido a una capa de presentación distinta mediante una API. Aun así, por lo general se denomina a esta evolución como Decoupled CMS, ya que esta modificación sigue sin permitir la reutilización del contenido en distintas plataformas, con lo que no serían considerados Headless.

Ventajas del  Headless CMS

  • Flexibilidad y libertad: un Headless CMS aporta un plus de flexibilidad en tanto que se puede elegir el lenguaje de programación y el framework, eliminando gran parte de las limitaciones que existían con el modelo tradicional. Además, es posible utilizar contenidos similares en proyectos distintos, reutilizándolos con una exportación sencilla que también resulta favorable para un posible cambio de CMS.
  • Seguridad: puedes contar con una capa más de seguridad ya que, en la mayoría de los casos, se pueden usar protocolos específicos de seguridad y servicios de autenticación. Además, al contar con una base de código menor, es más complicado que sean víctimas de ciberataques. Esta idea se refuerza considerando que desde la base de datos no hay acceso directo al entorno de publicación.
  • Multicanal: Un Headless CMS permite gestionar tu contenido en múltiples canales con una compatibilidad mucho más amplia y una experiencia perfectamente integrada para tus usuarios. El contenido se considera “puro”, ya que la API REST envía los datos en formato JSON de forma que se puedan reutilizar y leer en cualquier frontend.
  • Escalabilidad: la separación de backend y frontend posibilita una mayor personalización, escalabilidad y la opción de incluir actualizaciones sin que el funcionamiento ni la usabilidad se vean afectadas.
  • Eficiencia y tiempos: un headless CMS da lugar a un trabajo ágil y una gestión del tiempo más eficiente, debido a que prácticamente todos los equipos involucrados (como pueden ser backend, frontend, desarrollo de contenidos, etc.) tienen la capacidad de trabajar al mismo tiempo, de manera que la entrega y el lanzamiento del proyecto reduce notablemente su tiempo de entrega. Además, en cuanto al sitio, el CMS sin cabeza posibilita lanzar una web e ir añadiendo poco a poco otras características, con lo que puede funcionar aunque no esté completamente finalizado.

Pero estos beneficios no solo conciernen al negocio, sino que también tienen una repercusión positiva en los desarrolladores.

El trabajo con un CMS podría vincularse al FullStack por la variedad de conocimientos que requieren, lo que complicaba el desempeño para muchos profesionales. En un Headless CMS, al separar backend y frontend, el trabajo se hace más independiente y se puede contar con desarrolladores específicos para cada área. Incluir distintos perfiles especializados es vital para lograr unos resultados idóneos siempre que el trabajo en equipo sea coherente y coordinado.

Además, la implicación con el proyecto será mayor gracias a la libertad que permite un Headless CMS, sin limitaciones a un único lenguaje de programación, de forma que los desarrolladores podrán usar sus herramientas de elección y se sentirán más cómodos y motivados.

Todas estas ventajas terminan desembocando en un mayor enfoque de los esfuerzos en las soluciones de negocio que se ofrecen y en la innovación de las mismas. Con un Headless CMS se abren nuevas posibilidades (como compartir ese contenido mediante bots, Internet of Things, apps móviles…) y quedan atrás muchas de las limitaciones que impedían desplegar todo el talento y la creatividad de nuestro equipo en nuevas áreas con ideas impactantes. También es oportuno mencionar que un Headless CMS está mejor equipado de cara al futuro tanto por la posibilidad de hacer modificaciones más simple sin necesidad de que afecten a todo el CMS como por la transición más sencilla hacia tecnologías nuevas.

Principales Headless CMS

Existe una gran variedad de sistemas CMS headless para poder elegir el que mejor se adapte a cada caso. A continuación, explicamos brevemente las características más destacadas de cinco de ellos:

1.Contentful.

Contentful es una plataforma basada en la nube y enfocada en el backend y en el contenido en vez de en la página, de modo que lo puedes estructurar y personalizar a tu manera en vez de tratarlo mediante plantillas. Su infraestructura, que definen como fácil de usar, permite que los equipos digitales se coordinen mejor unificando el contenido en un mismo lugar, en una interfaz de edición interactiva. Permite el uso de los lenguajes y los componentes opensource más populares.Contentful se encarga de entregar el contenido, que es accesible con una API RESTful y, además, se almacena en sus propios servidores, lo que aporta un extra de seguridad y velocidad.

2. Strapi.

Strapi es un Headless CMS opensource que da la opción de instalar plugins personalizados de forma rápida, entre otras cosas, entre las que encontramos un sistema de autenticación y mayor seguridad decidiendo qué usuarios tienen permiso de acceso a tu API. Además, su panel de administración es totalmente personalizable.

3. Prismic.

Prismic también permite elegir el lenguaje de programación y el framework que prefieras, como Gatsby, React, Next, Vue, etc. Tiene una interfaz visual basada en drag and drop para publicar el contenido, con la posibilidad de programarlo y previsualizarlo. Usa una API RESTful y GraphQL y recupera el contenido en JSON.

4. Storyblok.

Storyblok es un CMS SaaS y, por ese motivo, no necesita instalación. Sin embargo, la propia empresa pone un foco de valor en su editor visual, que, para habilitarse en una web construida con Storyblok sí necesita la instalación de una herramienta llamada Storyblok JavaScript Bridge. Storyblok define sus capacidades de edición de sistemas, frameworks o template engines como “developer-friendly”, que combina con la API de entrega de contenido.

5. Directus.

Directus es también un headless CMS opensource que basa su contenido en la creación de distintas tablas personalizadas. Sobre estas tablas y sus campos podemos establecer o denegar permisos de acceso y edición en función al rol de cada usuario. Directus se considera database-first, y aloja todos los datos tal cual en bases de datos SQL personalizables.

Además de los mencionados, también podemos nombrar otros Headless CMS como Ghost, Magnolia, Sanity, Netlify, Appernetic, Scrivito, Contentstack o Webiny. De todos modos, en la web de Jamstack (https://jamstack.org/headless-cms/) se puede consultar fácilmente un listado de este tipo de CMS con información ampliada de cada uno de ellos.

 

¿Qué CMS es mejor? Conclusiones

A la hora de elegir qué CMS queremos utilizar siempre pueden surgirnos las gran duda: ¿qué CMS es mejor? Como ya hemos visto, cada tipo de CMS cuenta con unas virtudes y unas desventajas que debemos considerar, siempre poniéndolas en contexto, esto es, considerando cuestiones relativas a nuestro proyecto o negocio, como las necesidades, el alcance que tendrá, el presupuesto, la capacidad de gestión de cada tecnología que tiene el personal, etc.

Sea como sea, es interesante considerar que los Headless CMS han surgido como respuesta a nuevas necesidades con la evolución de Internet. Por lo tanto, aunque por el momento no nos decantemos por él, conviene permanecer atento tanto a este tipo de arquitecturas como a todas las novedades que vayan surgiendo en el sector. Una buena capacidad de adaptación e innovación acercará más nuestro negocio al éxito.

 

 

Sara López

Redactora especializada en Digital, Business e Innovación